La Princesa del Desierto

Sonia Macías

La ultrafondista Sonia Macías se calza sus deportivas para convertirse en ‘La Princesa del Desierto’ y afrontar un desafío único: correr 1.000 kilómetros seguidos en 20 días por el desierto del Namid como gesta de superación personal y con un trasfondo solidario.

Sonia es toda una emprendedora en el mundo del deporte. Esta sevillana puede presumir de estar al mando de un Centro de Fitness y de Fisioterapia y también de una tienda online de ropa deportiva. Desde hace unos años compagina su vida laboral con su gran pasión: realizar carreras de larga distancia.

Desde 2012, Sonia se ha sometido a duras carreras de montaña, duatlones y raids de aventura. De todas ellas destaca la Marathon des Sables, una de las carreras más extremas que consiguió finalizar por el desierto del Sáhara. Pero por si esto fuese poco, también se ha animado a formarse como coach y entrenadora personal. “Me defino como una ‘ultrafondista de la vida’ porque cada día intento vivir como si fuera la última carrera que voy a realizar” – afirma Sonia. Quizás esto es lo que le ha llevado a adentrarse en su propia aventura.

La Princesa del Desierto es una prueba de ultraresistencia y todo un desafío físico en el que se reivindica la figura de la mujer en el deporte. Sonia encabeza este proyecto en el que pretende correr 1.000 kilómetros en 20 días por el desierto situado en la costa de Namibia. Esta experiencia, además de convertirse en un futuro documental, pretende favorecer a las áreas locales a su paso a través de ayuda humanitaria y formación. A día de hoy ya ha conseguido superar los primeros 500 kilómetros con temperaturas de hasta 40ºC y vientos de 25 nudos de frente, pero también con “cientos de sonrisas, momentos, personas y pisadas fuertes”.

Por todo ello estamos orgullosos de presentaros a Sonia Macías como nuestra Badtoro del mes, ofreciéndole todo nuestro apoyo en su aventura de La Princesa del Desierto.

No os perdáis cada uno de sus pasos en http://www.laprincesadeldesierto.com/

Un Badtoro nunca tiene miedo a los desafíos. No siempre llega a sus objetivos, pero nunca se da por vencido y siempre lo vuelve a intentar. Un Badtoro no tiene miedo a tratar de alcanzar esas metas que muchos otros encuentran imposibles. Para convertirse en el Badtoro del mes hay que demostrar un coraje extraordinario, respeto y sinceridad, sobre todo para afrontarse a retos.